19 de mayo de 2007

Medicina Complementaria

Hoy en día está muy de "moda" la medicina complementaria, esto por un lado es bastante bueno ya que revitaliza los antiguos conocimientos, pero por otro lado da pie para que muchos charlatanes hagan su aparicion... aunque esto no es ninguna novedad pues siempre han habido charlatanes, que empañan la medicina en general.
Comenzaré hablando de la aromaterapia, cuyos beneficios se utilizan ampliamente hoy en dia y son tan antiguos como la misma humanidad

La aromaterapia es el arte de inducir la relajación, aplacar dolores y potenciar el bienestar, la salud y la belleza mediante la utilización de fragancias aromáticas. as civilizaciones Griegas, Egipcios y Romanos utilizaban los aceites con fines medicinales curativos y tratamiento de belleza.
Hace 6000 años el egipcio físico, Imhotep, recomienda la utilización de fragancias de aceites para el baño, masaje y embalsamo de los muertos. Cleopatra famosa por su gran belleza, se sometía a tratamientos de limpieza y baños de aceites para mejorar las propiedades y brillo de la piel. Hipócrates, padre de la medicina moderna, usaba los baños de aromaterapia y técnicas de masajes como métodos de tratamiento curativos. Además Hipócrates realizaba fumigaciones aromáticas para liberar Atenas de las plagas. En el primer siglo después de Cristo, el historiador romano Pliny, autor del libro de la Historia Natural, menciona 32 remedios diferentes a base de rosas, 21 remedios con lilas, 17 remedios con violeta y otros.
Según se ha descubierto posteriormente el sentido del olfato está conectado directamente al sistema límbico, la parte del cerebro humano que controla las emociones y que también posee importantes funciones relacionadas con la memoria. Percibimos un olor cuando unas moléculas aromáticas penetran la cavidad nasal estimulan los terminales nerviosos encargados de detectar olores. Estos terminales convierten el influjo de moléculas aromáticas en impulsos nerviosos y los envían al sistema límbico en donde, dependiendo de que tipo de aroma se trate, provocan diversos tipos de reacciones emotivas y estimulan recuerdos. Estudios recientes confirman que los olores que percibimos tienen un impacto significativo sobre nuestro estado anímico.
Se han llevado a cabo diversos estudios en los que se ha encontrado que algunos aromas pueden calmar la sensación claustrofóbica que sienten algunas personas en elevadores o cuando son sometidas a tratamientos médicos en los que tienen que estar un buen rato en el interior de una máquina. Se ha estudiado también cómo ciertos aromas pueden mejorar la productividad en el trabajo.
La aromaterapia, contrario a lo que podría pensarse no es únicamente el uso de los aromas u olores sino que más bien se fundamenta en el uso de lo que se conoce como aceites esenciales. Estos son esencias aromáticas sumamente concentradas que se extraen de las flores, hojas, raíces o ramas de numerosas plantas. Estos aceites contienen una gran variedad sustancias que poseen propiedades útiles combatir bacterias, virus y hongos. También contienen hormonas, y numerosos nutrientes.

Usos Frecuentes:
La aromaterapia también se combina con el masaje. De hecho, la fricción producida por el masaje ayuda a mejorar la penetración de los aceites a través de la piel A los aceites tradicionalmente usados en el masaje como al de almendra, ajonjolí y oliva se le pueden añadir aceites esenciales que ayudan a provocar una sensación de bienestar, a aliviar el estrés y a mejorar la circulación.
Al emplear los aceites esenciales sobre la piel conviene utilizar una manta o toalla para cubrir el área. Esto disminuye la evaporación de los aceites en el aire y facilita su absorción a través de la piel.

Otros usos:

En el Baño: podemos echar varias gotas de aceites esenciales sobre el agua tibia de una bañera y luego sumergirnos durante 15 o 20 minutos. Por este medio estamos tanto aspirando el vapor de los aceites esenciales como permitiendo que estos penetren a través de nuestra piel. Si lo prefiere puede mezclar de 3 a 5 gotas de aceite esencial con tres cucharadas de miel de abeja antes de echarlo en el agua.

Inhalación:
Podemos echar algunas gotas en un pañuelo y oler o podemos echar de 6 a 12 gotas en una olla de agua hirviente, luego colocamos una toalla o manta que cubra tanto nuestra cabeza como la olla e inhalamos el vapor durante varios minutos. Se debe tener la precaución de no acercarse demasiado ya que podemos quemarnos la cara con el vapor.

Difusión: Aqui se ocupa el tradicional "hornito" con una vela abajo. Existe en el mercado una amplia variedad de productos para llenar el espacio de una habitación u oficina con el aroma de los aceites esenciales. Estos productos, llamados difusores o atomizadores, esparcen los aceites esenciales formando una nube de diminutas partículas. Estos difusores pueden ser de utilidad en casos de afecciones respiratorias o simplemente para llenar el aire con una fragancia ya sea calmante o estimulante.

Masaje: El que más me gusta a mi. Los aceites esenciales al ser aplicados sobre la piel pueden tener una variedad de efectos. Algunos son calmantes, otros estimulantes. Otros son empleados para aliviar dolores y malestares musculares. Algunos masajistas también los utilizan para ayudar a limpiar de toxinas el sistema linfático. El uso de aceites esenciales es muy común en el masaje sueco, el tipo de masaje terapéutico más empleado en occidente. Sin embargo, su uso puede ayudar a incrementar la sensación y los efectos de cualquier tipo de masaje.

Algunos aceites más empleados: Eucalipto (Eucaliptus globulus, ing. Eucalyptus) - Alivia la congestión nasal. Posee propiedades antisépticas. Especialmente útil contra gérmenes presentes en el aire. Muy bueno para usarse en difusores y atomizadores o para friccionarse en la piel cuando se padece de catarro o gripe.

Lavanda: (Lavandula angustifolia, Ing. Lavender) - El más conocido de los aceites esenciales. Posee propiedades calmantes, antisépticas y analgésicas Se aplica sobre cortaduras, quemaduras y picadas de insectos. También ayuda en casos de dolor de cabeza, insomnio, estrés, depresión, nausea, dolores musculares y de la menstruación.
Precauciones - se debe tener cuidado con su uso interno ya que en dosis altas puede causar ansiedad e incluso, en algunas personas, convulsiones.

Manzanilla: (Matricaria recutita, Matricaria chamomilla, ing.Chamomile) - Reduce los estados inflamatorios de la piel y el dolor causado por la artritis. Alivia algunos síntomas de alergia. Útil en el tratamiento de problemas digestivos. Ayuda a aliviar el estrés, el insomnio y la depresión. Existe otra variedad conocida como manzanilla romana (Anthemis nobilis) que es menos común pero que tiene propiedades muy parecidas.

Melaleuca: (Melaleuca alternifolia, Ing. Tea tree) - Antiséptico no irritante. Aplicado sobre la piel actúa contra bacterias, virus y hongos. Combate los catarros, la sinusitis y la bronquitis al igual que diversos problemas de la piel tales como acné, oicaduras de insectos y quemaduras. Ayuda a controlar infecciones vaginales y de la vejiga.

Menta: (Mentha piperita, Ing. Peppermint) - Estimulante mental. Para aliviar malestares estomacales se puede añadir una gota de menta mezclada con una cucharadita de miel a una taza de te. También se puede colocar una gota en la lengua para aliviar mareos y náuseas.

Romero: (Rosmarinus officinalis, Ing. Rosemary) - Empleada en el cuidado de la piel. Activa el metabolismo de la capa externa de la piel y estimula la regeneración celular. Para heridas y barros se puede aplicar una gota directamente sobre la piel. Ayuda a eliminar toxinas. Posee propiedades diuréticas y antisépticas. Estimulante, ayuda a aumentar la sensación de energía y a combatir la depresión. Descongestiona el pecho. Ayuda a aliviar problemas digestivos y de gases intestinales.

Tomillo: (Thymus vulgaris, Ing. Thyme) - Los egipcios lo empleaban en la preparación de ungüentos para embalsamar. Posee poderosas propiedades antimicrobianas. Ayuda en casos de tos y laringitis. Combate las infecciones de la piel y la vejiga. Puede ayudar a expeler parásitos intestinales. Alivia el dolor de las coyunturas. Alivia los gases intestinales y la diarrea.
Precauciones - Al usarlo en fricciones y lavados sobre la piel es necesario diluirlo ya que puede ser irritante. No se debe emplear por embarazadas ni personas que padezcan de hipertensión arterial. Usar internamente sólo bajo supervisión profesional.

Ylang-ylang: (Ing. Ylang ylang) - Posee tanto propiedades estimulantes como sedantes.. Ayuda en casos relacionados con el estrés como hipertensión arterial, depresión e insomnio. Útil en casos de piel grasosa y acné.
Precaución. Su uso excesivo puede causar dolores de cabeza y náuseas.

Más aceites:
  • Bergamota: Antidepresivo. Propiedades antisépticas. Ideal para el cuidado de pieles grasas y manchadas. En preparaciones de crema se aplica para el tratamiento de eczemas, psoriasis y acné. Es sumamente efectivo en baños de inmersión y rociado en la habitación o ambiente de trabajo.
  • Canela: Estimulante, antiséptico, excelente para la prevención de gripes y resfríos.
  • Cedro: Calmante, armonizante, tónico respiratorio. Se usa como complemento para el tratamiento de caída del cabello y caspa. Beneficioso para el cuidado de pieles grasas y manchadas.
  • Ciprés: Antiséptico, antiespasmódico, diurético, antirreumático. Útil para el tratamiento del asma, bronquitis, tos convulsa y enfisema.
  • Eucaliptus: Potente antiséptico y descongestionante. Utilizar en el hornillo donde hay enfermos.
  • Enebro: Desintoxicante. Restaura el equilibrio psíquico. Ideal para baños y masajes para la celulitis. Propiedades diuréticas.
  • Geranio: Equilibrante mental, físico y emocional. Ayuda a regular las funciones hormonales. Es diurético y astringente. Masajear en las zonas con celulitis.
  • Incienso: Calmante. Ayuda a la meditación. A nivel piel se incluye en cremas rejuvenecedoras. Previene las estrías.
  • Jazmín: Relajante. Ideal para el cuidado de la piel, en especial las pieles secas. Propiedades sensuales.
  • Lavanda: Es un limpiador. Liberador de tensiones, reparador excelente para los músculos cansados, cicatrizante, ideal para quemaduras.
  • Limón: Purificante. Refrescante. Estimulante del sistema linfático. Astringente. Antiácido, antiséptico. Es ideal para dar un toque fresco a las composiciones de fórmulas aromaterapéuticas.
  • Manzanilla: Relajante, efectos calmantes sobre la mente y el cuerpo. Se aplica para dolores e inflamaciones y para los estados de enojo y humor colérico. Ideal para proteger pieles secas. Reparador del sueño.
  • Melisa: Calmante. Su aroma es suave y exquisito. Ideal para proteger la piel del frío.
  • Menta: Estimulante, refrescante. Excelente para despejar la cabeza. Despierta, alivia el síndrome del viajero.
  • Naranja: Angustia, depresión, insomnio.
  • Patchouli: Calma y levanta el espíritu. Para acompañar los procesos de aprendizaje. Permite la liberación de fluidos en casos de edema, obesidad y retención de líquidos.
  • Romero: Tonifica y levanta. Tónico estimulante a nivel cardíaco, hepático y biliar. Se usa para el cabello agregando unas gotas en el champú.
  • Rosa: Propiedades femeninas. Calmante. Tonificante. Excelente para pieles secas, maduras o envejecidas. Propiedades sensuales.
  • Salvia: Calmante, relajante, antidepresivo, para todo tipo de stress y tensión. Es útil en el tratamiento del asma, infecciones de la garganta y cuidado de la piel. Agregar unas gotas en el enjuague después del champú para cabellos grasos y caspa.
  • Sándalo: Relajante, armonizador, ayuda a la meditación. Excelente para pieles secas.
  • Tea Tree: (Árbol de té) Potente antiséptico. Excelente para el tratamiento de todas las afecciones de la piel por sus propiedades antisépticas, antivirales, antimicóticas, antiinflamatorias y cicatrizantes.
  • Tomillo: Preventivo de infecciones en general, reforzando el sistema inmunológico. Purificador pulmonar, estimulante de la circulación sanguínea.
  • Ylang-Ylang: Es un aceite exótico, con características sensuales y afrodisíacas. Excelente para el cuidado de la piel. Calma, relaja. Para dar un toque floral a las fórmulas en las que participa.

  • "El error letal de cualquier ciencia es creer ser la única, arrogándose el monopolio de la sabiduría. La complementariedad en el proceso de salud debe representar la constante a seguir."

    Cariños y bendiciones

    1 comentario:

    César dijo...

    Hola, mi nombre es César Parra, autor del libro Guía Mágica de Santiago. Me gustaría si te pudieses comunicar urgente a cesarparra68@hotmail.com

    Gracias